El ADN del innovador

Cómo Ser Más Innovador y Creativo?

El ADN del Innovador

Estas son preguntas que todo buen emprendedor algunas veces se hizo, ya que entienden que la capacidad de innovar es el “Factor Clave” del éxito empresarial. Desgraciadamente, la mayoría de nosotros conoce muy poco acerca de qué es lo que hace a una persona más creativa que otra. Tal vez esa sea la razón por la que nos maravillamos tanto con los grandes visionarios como Steve Jobs (Apple), Jeff Bezos (Amazon) y Pierre Omidyar (eBay). Ahora la pregunta sería ¿cómo es que surgen este tipo de personas con ideas tan innovadoras? En todo caso, si fuera posible descubrir cómo es que funciona internamente la mente de estos genios, ¿podríamos nosotros llegar a hacer las cosas que ellos lograron?

Para llegar a entender cómo es que surgen los grandes innovadores podríamos empezar estudiando sus orígenes, los primeros pasos estratégicos que hicieron los emprendedores creativos, y más aún aquellos emprendedores del área tecnológica y de innovación. ¿Cómo sería tener un par de reuniones con aquellos emprendedores que llegaron a tener éxito con su negocio y café de por medio poder preguntarles “¿cómo y cuando se les ocurrieron esas ideas tan innovadoras? ¿cuales fueron las base sobre las que construyeron su negocio?”. Pero antes de saber que preguntarles deberíamos saber a quienes preguntarles, dado que existen diferencias entre una persona que es empresaria y otra que es innovadora, pues alguien que compra y se monta una franquicia de “McDonalds” puede ser tranquilamente un gran empresario, pero llegar a construir una “Amazon” requiere de habilidades completamente diferentes. Como no es tan fácil tener una reunión con algunos de estos grandes emprendedores, podríamos ayudarnos de un estudio realizado durante seis años a un gran grupo de emprendedores, ejecutivos e individuos que comenzaron su empresa de tecnología, y a desarrolladores de nuevos productos, y luego comentar cuáles fueron los resultados de ese estudio.

Según el estudio reveló que en la mayoría de las empresas sus máximos ejecutivos no están comprometidos a desarrollar estrategias para encontrar ideas innovadoras. Por el contrario, el estudio encontró que un pequeño 15% de los máximo ejecutivos de las empresas más innovadoras no delegan los trabajos creativos, sino que lo toman como su principal responsabilidad.

Resulta interesante saber cómo hacen estos emprendedores para ser creativos, pero gracias al estudio se pudo identificar cinco “habilidades del descubridor” que poseen los emprendedores más innovadores: la asociación, cuestionadores, observadores, que experimentan y crean contactos. Además, ahora se sabe que estos emprendedores (que también son directores generales o CEOs) pasan más del 50% de su tiempo en actividades que favorecen a la creatividad. El resultado de la combinación de estas actividades y habilidades es lo que conforma a un innovador, y a esto se lo denomina el ADN del innovador. Pero tranquilo, hay buenas noticias para los que creemos que no hemos nacido con estas cualidades, y es que también se las pueden aprender.

¿Que diferencia a los Innovadores?

Los emprendedores que son innovadores poseen algo que se llama inteligencia creativa, esta es la que impulsa a la curiosidad y se diferencia de otros tipos de inteligencia (como lo sugerido por Howard Gardner en su teoría de las inteligencias múltiples). La inteligencia creativa es más que la habilidad cognitiva procesada por el hemisferio derecho del cerebro. Las personas que son innovadores utilizan ambos hemisferios del cerebro y esto hace que les fuera posible contar con las cinco habilidades del descubridor para crear ideas nuevas.

Si nos ponemos a pensar cómo es que estas habilidades trabajan juntas sería útil aplicar el concepto de ADN. Así como se asocian para formar la estructura de doble hélice en el ADN; los cuatro componentes de acción (interrogativa, observación, experimentación y la creación de contactos) se integran para formar el código que revelará el comportamiento de todas las ideas. Al igual que el ADN físico de cada persona es único, cada emprendedor tiene un ADN de innovación único para la generación de nuevas ideas de negocios.

Imagínate por un momento si pudieras tener un gemelo idéntico, que piense igual a como tu piensas y posea las mismas habilidades que las tuyas. Ahora que pasaría si a ambos se le asignan la tarea de encontrar en una semana una nueva idea de negocio creativo. Puede que tu te encierres en una habitación a planear nuevas ideas de negocios por tu cuenta. Pero, por el contrario, qué pasaría si tu gemelo (1) hablara con 10 personas, incluyendo un ingeniero, un músico. un padre que trabaja en casa y un asesor de empresas, (2) visita a tres empresas nuevas de tecnología para observar lo que hacen, (3) busca muestras de nuevos productos en el mercado, (4) consigue a cinco personas para mostrarles un prototipo de producto, y (5) se plantea interrogantes como ¿qué pasaría si intento hacer esto? ¿por qué se hace aquello? y lo hace al menos 10 veces al día. ¿Quién crees que se le puede ocurrir la idea más innovadora y factible?

Según los estudios realizados a gemelos idénticos que se separaron al nacer demostraron que la capacidad de pensar de forma creativa se debe solo a un tercio a la genética y que el restante dos tercios del conjunto de habilidades creativas surgen de las enseñanzas, en primer lugar para comprender la habilidad, después practicarla, conseguir experiencia y por último ganar confianza en tener la capacidad de ser creativo. A los emprendedores de innovación que participaron del estudio fueron adquiriendo y perfeccionando sus habilidades de innovación siguiendo este método.

Permíteme comentar brevemente más sobre las habilidades del descubridor:

Habilidad de Asociar:

La asociación, o la capacidad de conectar correctamente preguntas aparentemente sin relación, problemas o ideas de diferentes áreas. Como por ejemplo la intersección de diferentes disciplinas tales como la escultura, las ciencias, la poesía, filosofía, pintores y arquitectos que dieron origen a la generación renacentista.

Habilidad de Cuestionar:

El trabajo más importante y difícil no es encontrar la respuesta adecuada, sino hacer la pregunta correcta. Las personas que son innovadores continuamente se formula preguntas que desafían la sabiduría común. Las interrogativas más efectivas son: ¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Qué pasaría si?

Habilidad de Observar:

Es la capacidad de producir ideas de negocios analizando detalles o comportamientos que resulten cotidianos a las personas que podrían llegar a ser sus potenciales clientes. Se los podría considerar como los científicos sociales. Tratan de conseguir información acerca de cuál sería la mejor forma de hacer las cosas.

Habilidad de Experimentar

Al igual que en el mundo científico, los innovadores intentan continuamente de probas sus nuevas ideas por medio de los prototipos o el lanzamiento de una prueba piloto. El mundo es el laboratorio. A diferencia de los observadores, quienes continuamente miran el mundo, los experimentadores construyen sus experiencias y tratan de provocar respuestas no convencionales para el surgimientos de ideas.

Habilidad de Crear Contactos:

Dedicar tiempo y esfuerzos a encontrar y probar ideas a través de una red de contactos te dará una perspectiva completamente diferente. A diferencia de otros empresas los emprendedores de innovación buscan formas de conocer como es el comportamiento de sus usuarios a tal punto que se emprenden en viajes para conocer cuáles son sus ámbitos del diario vivir. Los conocimiento necesario para resolver muchos de los problemas vienen desde fuera del área de trabajo.

Algunos consejos para desarrollar el ADN Innovador:

  • Aunque tener ideas innovadoras sea algo innato para algunos, también se puede desarrollar esta habilidad y fortalecerla por medio de la práctica. Poner en práctica una y otra vez las conductas que describimos anteriormente será la manera para que estos hábitos se conviertan en algo automático.
  • Practique la habilidad del cuestionador, pregúntese ¿por qué? ¿por qué no? Haga preguntas que incomoden, esto le ayudará a ver un problema desde un ángulo diferente.
  • Para desarrollar la habilidad del observador, dediquese a ver como sus clientes experimentan un producto o servicio en su ámbito natural.
  • Asista a seminarios o cursos de educación ejecutiva sobre temas fuera de su área de especialización; desarme un producto o proceso que le interese, lea libros que pretendan identificar las tendencias emergentes. Cuando esté de viaje no desaproveche la oportunidad de aprender sobre los diferentes estilos de vida.
  • Reúnase con alguna de las cinco personas más creativas que conoce y pídale que comparta lo que hace para estimular su pensamiento creativo. Organice encuentros con personas de diferentes áreas donde puedan compartir ideas.

Espero que este artículo sirva para que puedas encontrar nuevas maneras de desarrollar con éxito tu emprendimiento. Por favor, deja tu comentario abajo para saber que te pareció.

(Este artículo fue adaptado de la publicación de Diciembre del 2009 de Harvard Business Review).

@Mariano_SEM

Amante de la Tecnología, SEM Expert, Internet Marketer & Emprendedor por Naturaleza. Trabajo desde mi casa y vivo 100% de mis ingresos por Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *